Comentario Introductorio de la Asociación de Iglesias Evangélicas Luteranas Independientes

 

Introducción al Luteranismo – Los Escritos Esenciales del Luteranismo

 

Para comprender el significado histórico de ser luterano, así como los elementos que dan la base doctrinal y teológica del luteranismo debemos remitirnos a los textos que fueron escritos con ese objetivo.

 

El legado que nos es transmitido en estas obras hasta nuestros días resuena en los ecos de la doctrina de la Justificación por la Fe.

 

Estos documentos deben ser leídos y estudiados por todo luterano para poder hablar con conocimiento de la estructura doctrinal para la base de su fe.  Estos pequeños resúmenes no deben ser substituto para la lectura de la obra total.

 

 

From Fortress Introduction to Lutheranism by Eric W. Gritsch, copyright © 1994 Augsburg Fortress.  Used here with permission from the publisher (www.augsburgfortress.org).

 All rights reserved.

 

 

El texto a continuación es una traducción al español del Apendice A del libro:

 

Fortress Introduction to Lutheranism [Introducción al Luteranismo Fortress]

Por Eric W. Gritsch – Derechos de Autor © 1994 Augsburg Fortress

Usado con permido de la editorial (www.augsburgfortress.org).

Todos los derechos reservados

 

[Traducción por el Revdo. Dr. Pedro Bravo-Guzmán]

 

Apéndice A

 

Introducción a las Confesiones Luteranas

 

El Libro de Concordia: Las Confesiones de la Iglesia Luterana Evangélica. Theodore G. Tappert, ed. Ad trans. Philadelphia: Fortress Press, 1959. Edici—n alemana: Die Bekenntnisschriften der evangelisch-lutherischen Kirche. 3rd ed. rev. Gottingen: Vandenhoeck & Ruprecht, 1956. Citado como BC.

 

El Libro de Concordia contiene una colección  de documentos conocidos como las "Confesiones Luteranas", las cuales son proposiciones para reformar la  iglesia católico romana medieval y presenta lo que los luteranos mantienen como normativo para la fe y vida cristiana. La primera parte del Libro de Concordia consiste de los tres credos trinitarios de la iglesia primitiva (Credo de los Apóstoles, Credo Niceno y Credo Atanasio), seguido por el Catecismo Mayor y Menor de 1529 por Martín Lutero; la Confesión de Augsburgo de 1530; la Apología de la Confesión de Augsburgo de 1531; los Artículos de Esmalcalda de 1537; y la Formula de Concordia de 1577. Un apéndice (que se encuentra solo en las ediciones en alemán y latín) ofrece un "Catalogo de los Testimonios de las Escrituras de los Padres Primitivos y Puros de la Iglesia".

 

El Catecismo Menor y Mayor de 1529

 

Los catecismos de Lutero están basados en los sermones para catecismo predicados en Wittenberg entre 1523 y 1528, normalmente en los meses de mayo, septiembre y diciembre. Además, visitas a Sajonia fueron llevadas a cabo en 1527 y 1528 para diagnosticar la vida eclesiástica entre los luteranos. Cuatro visitadores formaban un equipo que examinaba los asuntos religiosos y las condiciones económicas. Después de que Lutero mismo había hecho visitas a la campiña sajona, se mostró asombrado de la riqueza de los sacerdotes y la pobreza espiritual de los laicos. ("¡Buen Dios, que desorden este que contemplo!). El rápidamente publico el Catecismo Menor para niños y el Catecismo Mayor para Adultos (llamado primero Catecismo Alemán). Los catecismos tienen cinco partes mas que las tradicionales tres (decálogo, credo, Padre Nuestro). Lutero añadió el bautismo y el Padre Nuestro dado que el vio los laicos como  socios del ministerio junto a los ordenados y por tanto deberían saber enseñanzas cristianas básicas. El Catecismo menor concluye con formas para oraciones diarias y con instrucciones en relación a la actitud propia hacia las autoridades políticas y eclesiásticas.

 

La Confesión de Augsburgo de 1530

 

El Emperador Carlos V invito al grupo reformador luterano a presentar su caso delante de la asamblea de príncipes alemanes reunidos en Augsburgo el 25 de junio de 1530. A un joven colega de Lutero, Felipe Melanchthon, le fue pedido que redactara una declaración, se le hizo la petición debido a sus dotes diplomáticos y de estilo de redacción, (Lutero lo llamaba un "pisa quedito", del alemán Leisetreter). Después de muchas consultas, Melanchthon escribió una "confesión" en dos partes en alemán y latín. La primera parte sumariza las enseñanzas que los luteranos habían introducido en sus territorios con la ayuda de gobiernos a favor de las reformas. Estos veintiún "artículos de fe y doctrina" afirman el dogma de la Trinidad (artículos 1-3), luego determinan la salvación a través de Cristo únicamente, por gracia solamente, por fe solamente (Articulo 4). Los otros artículos muestran como su visión Cristo centrica reinterpreta las enseñanzas acerca del ministerio, la iglesia, los sacramentos, los gobiernos políticos y eclesiásticos, ética, y el culto a los santos (artículos 5-21). La segunda parte de la confesión lista "artículos acerca de los puntos en disputa" y muestra como los luteranos se han enfrentado a los abusos. Estos siete artículos defienden la comunión en ambos estilos (la copa se le negaba a los laicos), el matrimonio de los sacerdotes, y la reforma de la adoración publica (artículos 22-24); ellos aceptan la confesión privada, rechazan el ayuno y los votos monásticos (artículos 25-27); y se contiende por el episcopado de una manera renovada (Articulo 28). Siete príncipes y dos alcaldes firmaron la confesión, proclamando que estaba mas en armonía con la tradición cristiana que con la iglesia católica romana.

 

La Apología de la Confesión de Augsburgo de 1531

 

Cuando el Emperador Carlos V rechazo la Confesión de Augsburgo con la ayuda de teólogos aliados con Roma, Melanchthon compuso una amplia defensa, llamándola "apología" (del griego apologia que significa "un discurso en defensa"), respondiendo a la confutacion de los teólogos romanos. El ofrece la mas larga y mas apasionada defensa del cuarto articulo sobre la justificación (usa sesenta páginas), argumentando una vez mas como los luteranos ecuménicos están en contraste con la jerarquía romana. Melanchthon era un teólogo laico comprometido con el dialogo por la unidad cristiana. Para 1540 el había reescrito la Confesión de Augsburgo (conocida como la "Confesión de Augsburgo Alterada"), con la esperanza de unir a otros protestantes con los luteranos. Pero los luteranos solo aceptaron la Confesión de 1530 sin alteraciones.

 

Los Artículos de Esmacalda de 1537

 

Estos artículos son el testamento teológico de Lutero, escritos para el movimiento de reforma luterano en un momento cuando el pensó que estaba a punto de morir: el había estado extremadamente enfermo, sufriendo de piedras en los riñones así como problemas cardiacos. Cuando el Papa Pablo III emitió ordenes para que un concilio de obispos se reuniese en Mantua, Italia, los territorios alemanes luteranos quisieron que Lutero redactara una declaración de fe por la cual se pudiese ofrendar la vida. Lutero preparo la declaración y la hizo revisar por otros teólogos antes de someterla al gobierno sajón. Sajonia y otros territorios habían formado una liga en Esmacalda en 1531 para defender la causa luterana contra un ataque del Papa y el Emperador.

 

La declaración de Lutero fue adoptada por la Liga de Esmacalda en su asamblea en la población de Turingia (cerca de 50 millas al suroeste de Erfurt) en febrero de 1537. Pero Lutero enfermo se retiro a su hogar antes de poder presentar la declaración, y Melanchthon se opuso abiertamente a la misma porque encontró muy polémico el unir a todos los miembros de la Liga. Como resultado los Artículos de Esmacalda (como fueron llamados posteriormente) fueron firmados por solo unos cuarenta pastores luteranos y lideres de la iglesia. Melanchthon la firmo con la condición de que los luteranos debían aceptar la autoridad del Papa como un símbolo de la unidad cristiana (BC 316-317).

 

En la primera parte de los artículos, Lutero afirmo el dogma de la trinidad. En la segunda parte, el determino la autoridad incondicional de Cristo en todos los aspectos de fe y vida (Articulo 2, 1). Entonces Lutero condeno la versión romana de la misa, la invocación de los santos, los monasterios, y el papado (Articulo 2, 2-4). En la tercera parte, Lutero hizo un sumario de sus enseñanzas enfocando el pecado, la ley, el arrepentimiento, y la forma en la que el Evangelio funciona en la vida diaria, abarcando desde el bautismo a la ordenación y estructuras eclesiásticas.

 

El Tratado sobre el Poder y la Primacía del Papa de 1537

 

Melanchthon escribió este tratado para la asamblea de la Liga de Esmacalda quienes la adoptaron como una amplificación de la declaración de la Confesión de Augsburgo acerca del poder de los obispos (Articulo 28).

 

Melanchthon rechazo la proposición romana de que el papado estaba instituido por Dios a través de Cristo escogiendo a Pedro como el arquetipo del papado. El usa testimonios de la Biblia y de la historia para refutar esta proposición. Si los papas continúan haciendo tales proclamas, razono, deben ser vistos como una manifestación del anticristo. La iglesia, por tanto, no necesita de papas sino obispos fieles que den cuenta de sus acciones a la iglesia en su totalidad.

 

La Formula de Concordia de 1577

 

Después de la muerte de Lutero en 1546, los alemanes luteranos lucharon acerca de las formas en las que la teología de Lutero debía ser formulada doctrinalmente. Los discípulos de Melanchthon buscaron formulaciones que pudiesen reconciliar Wittenberg y Roma. Los luteranos conservadores liderados por Matías Flacius rechazaron tales intentos. Algunos trataron de mediar desde 1568, dirigidos por el suabo Jacobo Andrea cuyos sermones de concordato crearon las bases para mayores esfuerzos de unir a las facciones en lucha. Apoyado por políticos, una convocatoria de teólogos en Torgau, Sajonia, produjeron el "Libro de Torgau" que fue reproducido en 1577 como la Formula de Concordia.

 

Este documento empieza con el sumario titulado "Epitome", y lista los temas de los debates intra-luteranos. Deben ser solucionados a la luz de las Escrituras cuyos "escritos proféticos y apostólicos del Antiguo y Nuevo Testamento deben ser la única regla y norma de acuerdo a la cual todas las doctrinas y maestros deben ser analizados" (BC 464:1). Después doce temas son listados presentadose recomendaciones de cómo deben ser solucionados: pecado original, libre albedrío, rectitud de la fe, buenas obras, ley y evangelio, el tercer uso de la ley (si es que los cristianos necesitan leyes), la Cena del Señor, la persona de Cristo, el descenso de Cristo al infierno, adiaphora, la elección divina,  y las facciones que no están comprometidas con la Confesión de Augsburgo. El texto completo de la Formula es llamado "Declaración Sólida" y esta firmado por seis teólogos que lo redactaron; para 1580, la Formula se convirtió en la parte final del Libro de Concordia, conmemorando el 50avo Aniversario de la Confesión de Augsburgo. Los firmantes del Libro de Concordia deseaban asegurarse de "que ninguna doctrina adulterada pudiese en el futuro ser escondida (bajo la Palabra de Dios) y de que una declaración pura de la verdad pudiese ser transmitida para nuestra posteridad" (BC 7).